domingo, 13 de mayo de 2012

Ana Belén García

(Foto cortesía de Puri Menaya)




Mariana

Aquella mañana se levantó con una sensación que jamás había experimentado… 

Su mirada se dirigió involuntaria hacia la caracola que reposaba, algo olvidada, sobre la estantería. Un día, su abuelo, la había encontrado atrapada entre sus redes y la guardó para ella. Siempre supo que le gustaría tener una, puesto que, por alguna extraña razón, los objetos marinos la acompañaban desde pequeña. 

Por fin todo encajaba. Sus largos paseos por el malecón con la mirada perdida entre las olas, sus conversaciones con las gaviotas, su aversión por pescar o comer marisco y aquella forma de nadar, además de cierto gusto a sal en su piel. 

En aquel momento lo decidió. Salió corriendo con la verdad latiendo en su pecho y la certeza aferrada a su pensamiento. Sin dudarlo se despidió en silencio de quienes la habían acompañado durante tantos años. Se dirigió al muelle y empujada por una suave brisa se precipitó de cabeza a la mar. Ahora volvía a su casa, por fin Mariana había recordado cual era su hogar.


Ana Belén García - Relatada-mente tuya

1 comentario:

  1. jeje, y la sirena dejó el arcón de conchas en mi casa.

    ResponderEliminar

Y dices...